Machado 729 Morón 2821-8080

¿Cuál es el momento para dejar los pañales?

El control voluntario de los esfínteres significa un momento importante en el crecimiento del niño, en su desarrollo mental, emocional y social.
Es un logro en su autonomía que le brinda mayor control sobre su cuerpo.
Existen algunas pautas que deben ser tenidas en cuenta para considerar el momento en que un niño se encuentra en condiciones para dejar de usar pañales.

 

¿A que edad comenzar?

El control de esfínteres es un proceso que se realiza por etapas:

1.) El bebé hace pis y caca en el pañal y no demuestra ningún interés respecto al tema. (Etapa inicial, comienza desde el nacimiento)

2.) Avisa que se hizo pis o caca luego de que está sucio.

3.) Avisa en el momento en que está evacuando.

4.) Registra la necesidad fisiológica de hacer pis y caca y puede avisar antes.

5.) Tienen ganas, avisa y llega al baño sin que se le escape.

Entre la etapa 4 y 5, cuando el niño/a tiene entre dos años y tres años y si estamos en temporada cálida podemos considerar que ya está en condiciones de ser ayudado a iniciarse en el control voluntario de sus esfínteres.

¿Que habilidades requiere el niño dominar para poder comenzar con control voluntario de sus esfínteres?

Debe poseer destrezas motrices que le permitan caminar solo hasta el baño.

Poseer lenguaje comunicacional: Comprender y responder órdenes simples.

Tener noción de su esquema corporal básico. (reconocer: brazos, manos, piernas, cabeza panza, cola, etc.)

Poder sentarse con estabilidad en una pelela o suplemento del inodoro.

Intentar por sus medios subirse y bajarse el pantalón, calzoncillo o bombacha.

 

¿Qué pueden hacer los padres para acompañarlo en esta etapa?

Hablarle, explicarle lo que sucede o va a suceder.

Estar atentos a sus señas y avisos. Responder en tiempo y forma.

Permitir que observe a sus padres en el baño.

Permitir que conozca y juegue con la pelela o el adaptador de inodoro.

Leerle, hablarle o contarle historias cuando se sienta en el inodoro o pelela.

Permitir al niño que vea su materia fecal u orina y que participe en tirarlas al inodoro y despedirlas “chau pis”… “chau caca”…

Respeto, coherencia y espera son claves para poder acompañar felizmente este proceso.

 

¿Qué NO deben hacer los padres?

NO manifestar insatisfacción si no lo logra.

NO retar ni castigar al niño porque no ha podido controlar su necesidad de evacuar.

NO hacer comparaciones.

NO permitir que los hermanos mayores o algún otro miembro de la familia se burle de ellos si mojan la cama o no llegan a la pelela.

NO despertarlo de noche, pensando que así evitará despertarse mojado, ya que el niño debe aprender a conocer sus propias sensaciones.

Evitar que coincida el comienzo del aprendizaje con situaciones de stress, tales como mudanzas, divorcios, nacimiento de hermano, etc.

Durante el entrenamiento, si lo está logrando, NO colocar pañales “por las dudas”.

 

¿Es conveniente usar la pelela o un adaptador de inodoro?

Algunos niños demuestran que no les agrada el inodoro, ni aún usando adaptador.
El uso de pelela es una alternativa válida, que debe estar circunscripta al ámbito del baño.
Evitar otros lugares de la casa ya que el baño es el lugar indicado para realizar sus necesidades.

 

¿Es conveniente el uso de pañales tipo bombachita?

Existen bombachas y calzoncillos de aprendizaje que pueden resultar útiles durante este período de transición.
Su uso puede ser un paso intermedio antes de dejar el pañal convencional, pero el niño ya debe estar listo para bajar y subir la bombachita por sus propios medios.
También es una alternativa en el período inicial del control voluntario durante las salidas fuera de la casa y actividades sociales.

 

Para tener en cuenta:

  • Cuando los niños caminan ya no les gusta que se los acueste y se ponen muy molestos o enojados, por lo que es conveniente cambiarlos parados donde ellos puedan colaborar más y mejor, afianzando su sensación de que son capaces de hacerlo casi o sin ayuda.
  • Si un niño se niega a comenzar el aprendizaje, no insistir y esperar unos meses para volver a intentarlo.
  • Si bien hay variaciones individuales del momento y la secuencia del control de los esfínteres vesical y anal, la mayoría de los niños adquieren el control de la materia fecal antes o al mismo tiempo que el control diurno de la vejiga.
  • Con el control nocturno es frecuente que continúe habiendo “accidentes” durante meses o años.
  • Ante cualquier situación especial como cambios importantes en su entorno, mudanzas, accidentes, viajes o la llegada de un hermanito, es esperable que se den retrocesos, suelen ser transitorios. No debe recurrirse a los pañales, sinó que hay que acompañar al niño, darle seguridad y confianza en que volverá a lograrlo.

 

Dr Alfredo Botbol
Médico
Ex Pediatra en Cepem

Consultar los horarios de atención de pediatras en CEPEM

Comments are closed here.

Nuevo número para atención telefónica:

2821-8080