Machado 729 Morón 2821-8080

Vacuna HPV. Medidas de prevención y protección.

El Virus del Papiloma Humano (HPV, Human Papiloma Virus ) es un grupo de virus que puede afectar la  zona genital, anal, la piel y/o  la boca. Se transmite de una persona a otra mediante contacto sexual.

Es un virus de fácil transmisión y muy común.

El virus NO se contrae al usar inodoros, compartir cubiertos o en la piscina.

Muchas de las personas con HPV no desarrollan síntomas, aunque igualmente pueden infectar a otras personas mediante el contacto sexual. Los síntomas incluyen lesiones o verrugas en los genitales o en la piel de los alrededores.

En la mayoría de los casos el organismo logra eliminar la infección, sin embargo en algunos casos, puede provocar  una infección persistente, que si es causada por un tipo de virus HPV de alto riesgo puede evolucionar hacia un cáncer. El más frecuente es el cáncer de cuello de útero.

No hay cura para el virus. Las lesiones o verrugas pueden desaparecer por sí solas o es necesario realizar un tratamiento médico para eliminarlas.

Se estima que aproximadamente el 80% de las mujeres sexualmente activas están en riesgo de contraer la infección por VPH durante el transcurso de su vida. Es en la adolescencia cuando este riesgo es mayor.

La infección por VPH muchas veces pasa desapercibida para quienes los sufren hasta que su ginecólogo, en un chequeo de rutina lo diagnostica. El control médico es imprescindible para la detección, puede hacerse evidente en la vagina o en el cuello uterino. Durante el examen ginecológico, se detecta mediante la prueba de Papanicolaou (PAP) y la colposcopía.

La Vacunación contra el VPH es la mejor estrategia individual para prevenirlo, pero debe estar acompañada por todas las demás medidas que disminuyan el riesgo de adquirir la infección (uso de preservativo, sexualidad responsable)  y un adecuado y sistemático control ginecológico.

La vacuna contra el VPH está incluida en el Calendario de Vacunación en  niñas y niños a los 11 años.

Se eligió esa edad, dado que en ese momento hay otras vacunas en calendario ( dTpa y antimeningococcica) y porque operativamente se facilita el acceso a la vacunación en pre-adolescentes.

Son dos dosis, separadas por al menos 6 meses. Sin la segunda dosis no hay protección. Por eso es importante completar el esquema, sin importar cuánto tiempo pase desde la primera dosis, siempre que sean más de 6 meses.

Puede aplicarse en personas a cualquier edad. A partir de los 14 años se indican 3 dosis.

 

Consultar los horarios de atención de pediatras en CEPEM

Consultar los horarios de atención de ginecólogos  en CEPEM

Cepem . Servicio de aplicacion de vacunas.